Síndrome de disfunción miofascial

 

Síndrome de Disfunción Miofascial

DOLOR MIOFASCIAL

Este entrada tiene un carácter difusorio sobre el síndrome de disfunción miofascial  , también llamado dolor miofascial o símplemente disfunción miofascial. Cada vez es más frecuente encontrarlo y por extraño que parezca algunos pacientes ya llegan a la consulta con este diagnóstico desde atención primaria , lo cual significa , por lo menos para mí , que se van actualizando. (GENIAL!  😀 )

En mi caso particular empecé muy pronto a entrar en contacto con la terapia miofascial y me apasionó. Sin embargo , hay algo que me reconcome… (lo cuento al final…siiii ,es un gancho barato para que sigais leyendo… ^^ )

Os dejo una definición de la asociación española del dolor y  después un resumen de lo que propone la escuela de terapias miofasciales tupimek (por complementar por supuesto , no es ningún enfrentamiento de definiciones en busca de la más completa…)

INTRODUCCIÓN

El dolor miofascial es una importante fuente de alteraciones para los sujetos que la padecen. Su prevalencia es muy elevada en atención primaria, aunque es aún mayor en los centros de atención especializada, siendo muy variables las cifras que se encuentran en la literatura. El término dolor miofascial es muy amplio, se aplica a dolor en los tejidos blandos de etiología desconocida y engloba cuadros muy variados tales como el síndrome miofascial, la cefalea tensional, ciertas alteraciones de la articulación temporomandibular, etc. La fibromialgia forma parte para algunos autores de un concepto más amplio denominado “síndrome de fatiga crónica”, y para otros el síndrome miofascial es una forma de fibromialgia (1), lo que está claro es que la patogenia es desconocida para todos ellos.

CLÍNICA

Para comprender el origen del dolor miofascial es necesario conocer dos conceptos: tensión muscular y “trigger points” (puntos gatillo). La tensión muscular es el producto de dos factores distintos: el tono vis-coelástico y la actividad contráctil. El tono viscoelástico puede ser dividido a su vez en dos partes, la rigidez viscoelástica y la rigidez elástica. La rigidez elástica se genera en función del movimiento, mientras que la viscoelástica lo hace en función de la velocidad.

La actividad contráctil se compone de tres tipos: contractura, espasmo electrogénico (patológico) y rigidez electrogénica. La contractura no produce registro electromiográfico y se origina en el interior de las fibras musculares. El espasmo electrogénico es una contracción muscular patológica involuntaria originada en las motoneuronas alfa y en la placa motora. La rigidez electrogénica se refiere a la tensión muscular derivada de la contracción del músculo en individuos que no están relajados (2).

El punto gatillo o “trigger point” es un foco de irritabilidad en el músculo cuando éste es deformado por presión, estiramiento o contractura, lo cuál produce tanto un punto de dolor local como un patrón de dolor referido (3). Estos puntos gatillo pueden ser clasificados en:

• Activos: cuando éstos son la causa directa del dolor.

• Latentes: causan disfunción cuando se realizan ciertas maniobras musculares pero no son dolorosos al palparlos. Son los más frecuentes y pueden permanecer latentes por mucho tiempo, volviéndose activos bajo estrés, sobreuso, estiramiento, etc.

• Primarios: no existe causa subyacente que los produzca.

• Secundarios: a atrapamientos nerviosos, radiculopatías, etc.

• Satélites: cuando el punto gatillo permanece mucho tiempo sin tratamiento y se comprometen estructuras adyacentes.

El dolor muscular puede estar asociado con puntos gatillo, aumentos de la tensión muscular o combinaciones de ellos. El síndrome miofascial se define por la presencia de puntos gatillo, mientras que la cefalea tensional y las alteraciones de la articulación temporomandibular están asociadas a éstos y a un incremento del tono muscular.

Otra característica del dolor miofascial es la presencia de una banda muscular palpable que representa un espasmo segmentario de una pequeña porción del músculo. Esta banda no es visible, pero se puede apreciar por palpación tras la exploración del músculo afecto.

Por último, el tercer componente del dolor miofascial es el dolor referido, que posee este nombre porque se origina en el punto gatillo pero se percibe a distancia. Puede confundirse con un dolor radicular, aunque habitualmente no sigue la distribución de un nervio, ni exhibe déficits motores o sensitivos asociados.

El dolor suele ser constante, profundo y sordo. En ocasiones se puede presentar hiperalgesia y/o alodi-nia que semejan parestesias, lo que obliga a hacer diagnóstico diferencial con el dolor neuropático.

Los pacientes afectos de síndrome miofascial también acusan síntomas como trastornos del sueño y debilidad. También pueden aparecer fenómenos autonómicos en las zonas de irradiación del dolor referido como vasoconstricción, sudoración y actividad pilomotora.

FISIOPATOLOGÍA

No existe ninguna teoría totalmente aceptada en la actualidad, aunque parece que existe un componente autonómico y otro de sensibilización central. Tras un proceso lesivo (trauma, inflamación, isquemia, etc.), se produce una respuesta inflamatoria que provoca la liberación de neuropéptidos y la aparición de células inflamatorias. Los neuropéptidos excitan las fibras nerviosas sensitivas y simpáticas y se producen mediadores químicos neurovasoactivos que actúan provocando fenómenos isquémicos y sensibilizando a los nociceptores. Este fenómeno es conocido con el nombre de sensibilización periférica y provoca el espasmo muscular. El estímulo continuado de los nociceptores puede activar a nociceptores vecinos e incluso a neuronas de segundo o tercer orden provocando la sensibilización central que puede ser la responsable del dolor referido.

Otro factor a tener en cuenta es la hiperalgesia, la cual es probablemente causada por un incremento en la respuesta de las neuronas nociceptivas.

Se aceptan como factores precipitantes el estrés muscular agudo, microtraumatismos repetidos, sobreu-so, u otra patología concomitante como radiculopatías, neuralgia o compresión nerviosa. Además determinados factores favorecen el desarrollo de la enfermedad, tales como alteraciones posturales, metabólicas (alteraciones del metabolismo del tiroides), nutricionales (déficits vitamínicos y de algunos minerales), del patrón del sueño, psicológicas y del área afectiva.

DIAGNÓSTICO

Un minucioso examen físico y una completa historia clínica son los dos elementos fundamentales para llegar al diagnóstico. El examen físico mostrará la localización de los puntos gatillo y la respuesta local de la banda muscular tensa. Generalmente no hay déficits neurológicos ni alteraciones en las pruebas de laboratorio hematológicas, bioquímicas o urinarias, salvo que existan enfermedades concomitantes como alteraciones nutricionales o metabólicas. La electro-miografía pondrá de manifiesto el incremento de la actividad eléctrica espontánea en los puntos trigger. Las radiografías o resonancia magnética no revelan ningún cambio patológico en el músculo afecto o en el tejido conectivo. Sin embargo, estos músculos pueden mostrar patrones alterados de incremento de su fatigabilidad, rigidez, debilidad subjetiva, dolor al movimiento y ligera disminución del rango de movilidad. Además generan dolor cuando se someten a estiramientos, obligando al paciente a adoptar posturas que eviten tales maniobras y a mantener contracciones musculares que condicionan mayor restricción del movimiento. Puede ser de utilidad la ultrasonografía al poderse visualizar la respuesta espasmódica al estimular el punto gatillo, así como la termografía, al mostrar áreas de incremento de la temperatura cutánea en la región de los trigger points.

Los algómetros son utilizados para cuantificar la sensibilidad de presión en un punto muscular. Se aplican de forma perpendicular a la zona de máxima sensibilidad. El umbral de presión es la mínima cantidad de presión que induce dolor. Es considerado anormal si existe una diferencia menor a 2 kg cm2-1, relacionándolo con un punto de control normal, habitual-mente medido en el lado opuesto.

TUPIMEK AÑADE:

Considerando que el recorrido de la fascia es continuo, cualquier cambio estructural en una determinada parte del cuerpo genera restricciones en las partes distales. Este cambio estructural de la fascia llamado “disfunción miofascial” puede producirse por diversos traumatismos de origen mecánico o emocional, de origen intrínseco o extrínseco como, por ejemplo, un golpe, una caída, una intervención quirúrgica, una menstruación dolorosa o una postura inadecuada. La disfunción miofascial no tratada correctamente y a tiempo, lleva al paciente a un círculo vicioso de tensión y espasmo muscular produciendo una disfunción orgánica y el dolor.
Definición del Síndrome de la Disfunción Miofascial
La disfunción miofascial significa falta de una correcta función estabilizadora. En presencia de la disfunción se produce una sobrecarga en todos los segmentos del sistema fascial, particularmente en la columna vertebral, alterando el funcionamiento de la estructura corporal. Adicionalmente se crea una descoordinación (temporal o definitiva) de los movimientos en todos los niveles y segmentos corporales.
La disfunción miofascial no es directamente el problema muscular pero involucra a los músculos.
La disfunción miofascial es el cambio de la altamente organizada onda de movimientos especializados a través de la matriz viviente.
Desde el enfoque a las patologías miofasciales debemos subrayar el hecho que el desequilibrio y la disfunción miofascial se producen antes del inicio de la enfermedad como tal.
En presencia de una disfunción, todo el sistema miofascial participa en la construcción de un nuevo nivel homeostático para un óptimo

                                              ……………………………………………

Espero que la información aportada sea de ayuda para la gente que quiera saber que es el SDM (síndrome de disfunción miofascial) ya que posiblemente muchos lo padeceremos a lo largo de nuestra vida.

En cuanto al tratamiento podríamos hablar durante horas. Diremos que existen enfoques farmacológicos, fisioterapéuticos y osteopáticos. Una de las soluciones más eficaces , si no la que más , para erradicar puntos gatillo es la punción seca ( creo que es en lo poco en lo que casi todos los sanitarios coincidimos…)

Ahora bien , tengo unas preguntas , sobre todo a nivel de fisios, osteópatas y médicos:

¿que opinais sobre el diagnóstico del SDM?

¿os parece completo? ¿pensais que en AP , con el poco tiempo que se tiene por paciente, se puede explorar correctamente para detectarlo?

En mi opinión (y esto es como el ombligo , todos tenemos uno y no sirve para nada…) corre riesgo de convertirse en un cajón de sastre. Hay demasiados signos que indican su presencia y muy pocos factores excluyentes. Creo que prácticamente toda persona que sufre una lesión del aparato locomotor o ,símplemente dolor crónico, podría decirse que está afectada de SDM…  pero que tratamos entonces , la lesión o el síndrome? el huevo o la gallina?

En consulta suelo tratar a la persona bajo la globalidad y entendiendo al sistema fascial como una parte importante en el proceso general de salud y la verdad es que los resultdos son excelentes. Pero me queda la duda… ¿será SDM o símplemente una sobrecarga muscular y algún PGM? quiero decir , en que momento tengo uno o dos PGM y en que momento éstos se convierten en síndrome? (no se si me estoy explicando muy bien , si quedan dudas en comentarios please )

En fin compañeros , espero que me deis vuestra opinión al respecto, creo que puede ser un debate interesante  😉

Pacientes e interesados , cualquier duda , dejad un comentario y os la resolveremos lo antes posible.

Un saludo a todos y gracias por vuestro tiempo y confianza.

Anuncios

Acerca de fisioacosta

Fisioterapeuta enamorado de su profesión. Interesado en el dolor crónico ,la tecarterapia y la fisioterapia en las artes escénicas. www.acostafisioterapia.com
Esta entrada fue publicada en Miofascial, patologías y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Síndrome de disfunción miofascial

  1. Gabriel S. Aureli dijo:

    muy buen comentario, tambien estoy cursando con la escuela de Pilat en Rosario (Arg), y ahora despues de casi 10 años rendimos examen (60 preguntas multiple choisse/opcion en 60 minutos por cada 4 mal respondidas se anula una buena) y con internet esto me es de ayuda por cuestiones pràcticas..saludos cordiales y gracias por el aporte..cualquier ayuda que pueda brindar, con gusto tratarè…
    Lic: Aureli Gabriel

    • fisioacosta dijo:

      Buenos días Gabriel! , me alegro de que te haya gustado el post. Suerte con el examen!, a mi también me toca dentro de poco jejeje
      recibe un abrazo y gracias por tu ofrecimiento , estamos en contacto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s