Fascitis plantar

fascia plantar

La fascitis plantar es , junto con el hallux valgus (juanete) , la afección más frecuente de dolor en el tobillo-pie (no traumática, como los esguinces…).

huesos tobillo-pie

huesos tobillo-pie

La fascia (aponeurosis) plantar es una estructura que se localiza en la planta del pie , desde la parte inferior del talón (hueso calcáneo) hasta los dedos , adheriéndose a los huesos del tarso, por decirlo de alguna manera , la “muñeca” de nuestros pies.

Es una estructura fascial densa. La fascia está constituida por tejido conjuntivo , en este caso , con una altísima cantidad de colágeno alineado de forma longitudinal a la línea de tensión. Es ella la que nos ayuda a mantener el arco del pie , absorbiendo el impacto de la marcha sobre el tobillo y distribuyendo las tensiones entre el resto de estructuras óseas.

Una fascia plantar distendida acompañará a un arco plantar bajo , llamado comúnmente “pie plano”. Por el contrario , una fascia plantar de menor longitud o elasticidad dará como resultado un pie cavo, con “mucho puente”.

arco plantar

arco plantar

En ambos casos el riesgo de padecer fascitis plantar aumentará. Junto con este componente biomecánico existen otros factores de riesgo como el sedentarismo , el acortamiento muscular de la cadena posterior inferior (isquiotibiales, gemelos , flexores de los dedos…), infecciones, afecciones reumáticas y sobreuso/maluso (deportistas , militares, mal calzadao…)

Es más frecuente en mujeres y la edad media de aparición comprende entre los 40 y los 70 años. Puede aparecer de manera progresiva como un dolor difuso en la planta del pie o el tobillo que poco a poco se agudiza derivando en un dolor tipo “pinchazo” o “como si me estuvieran cortando” en la planta del pie que impide la marcha. En ocasiones la afección comienza de manera repentina , bien por la mañana , con los primeros pasos , o tras un fuerte esfuerzo.

Los síntomas son el dolor y el exceso de tensión en la planta del pie , rigidez articular y en ocasiones sensación de escozor interna. Por lo general se acompaña de incapacidad funcional , en mayor o menor grado.

El tratamiento que pauta el sistema nacional de salud es el farmacológico acompañado con reposo , ciertos estiramientos y en los peores casos la cirugía.

Sin embargo , es conocido , sobre todo por aquellos que la han sufrido , que la fisioterapia desempeña un papel primordial en la recuperación y prevención de esta lesión. Técnicas como la electroterapia o los estiramientos ayudan a reducir el dolor de manera más rápida , permitiendo al paciente recuperar antes su actividad diaria. De hecho las compañías de salud privadas, aseguradoras y algunas mutuas laborales suelen derivar inmediatamente al fisioterapeuta a sus pacientes con fascitis.

Por otra parte , técnicas de fisioterapia avanzada como la inducción miofascial , que actúa directamente sobre el tejido afecto ,la punción seca, la EPI,la terapia manual ortopédica, la “tecarterapia” o el vendaje neuromuscular producen una reducción significativa en el periodo de recuperación. Permitiendo una pronta desaparición del dolor en la mayoría de los casos y acortando el tiempo de incapacidad funcional y reposo de la actividad cotidiana o deportiva.

Chema Martínez

Chema Martínez

Corredores profesionales , como Chema Martinez, usan de manera asidua la tecarterapiapara para el tratamiento de su fascitis plantar .

Por lo general , con tratamientos conservadores , el tratamiento suele girar entorno a tres meses (SIEMPRE en función del caso, recuerden que la medicina no es una ciencia exacta…) , alargándose en ocasiones hasta nueve, según la literatura. Sin embargo , con diversas técnicas y un enfoque más global y actualizado suele reducirse como mínimo a la mitad.

Siempre dependerá del caso en concreto pero lo cierto es que actuando según las pruebas científicas actuales y trabajando con criterio y globalidad, estamos muy lejos de esos tres meses de recuperación. En algunos casos hablamos de desaparición del dolor y los síntomas por completo entorno a 7-10 días.

Una vez erradicada la inflamación lo apropiado es realizar un estudio biomecánico que nos ayude a ver por qué se ha producido ese exceso de tensión , corrigiéndolo en la medida de lo posible con control postural , órtesis , autocuidados… para no recaer.

En esta ocasión , ante señales de sufrir esta patología hemos de recomendarle que asista a su médico (como de costumbre) , al podólogo, al fisioterapeuta o “fisio-osteópata” , son quienes mejor pueden ayudarle e informarle.

Esperamos que la información expuesta les resulte de ayuda, y que si sufren fascitis plantar se recuperen pronto 😉  (estan invitados a compartir con nosotros sus experiencias como pacientes o como sanitarios con esta patología.)

Anuncios

Acerca de fisioacosta

Fisioterapeuta enamorado de su profesión. Interesado en el dolor crónico ,la tecarterapia y la fisioterapia en las artes escénicas. www.acostafisioterapia.com
Esta entrada fue publicada en Fisioterapia en general, patologías, salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s