Artrosis de rodilla

  

Artrosis de rodilla

Artrosis de rodilla

   La artrosis es una de las patologías más frecuentes en el ser humano, diversos estudios en varios paises han arrojado cifras sobre su incidencia en la población en torno al 50% para mayores de 50 años y al 80% en mayores de 60. Lo que significa básicamente que todos conoceremos a alguien cercano con artrosis o es posible que la suframos.

   La artrosis se definde como la degeneración-inlfamación del cartílago articular. Este cartílago recubre los extremos de los huesos que forman las articulaciones para asegurar un movimiento fluido de la misma y proteger las superficies óseas. Se habla de que su función es “evitar que los huesos choquen entre sí” , pero en realidad se ha podido ver en investigaciones que los cartílagos rara vez entran en contacto directo uno con otro ( lo que no evita que se produczan fricciones y compresiones , recordemos que las articulaciones están llenas de líquido sinovial) .

   La causa de la artrosis no está todavía definida al 100% , pero se conocen su fisiopatología y numerosos factores de riesgo relacionados con su aparición . A grandes rasgos podríamos decir que consiste en un “desgaste” de los cartílagos, siendo natural con la edad ( hace poco escuché a un profesor decir que “con la edad nos ponemos igual de feos por fuera que por dentro ,lo que pasa es que por dentro no nos vemos…”).

   Partiendo de esta base todos los factores que colaboren con la regeneración y la conservación del tejido serán beneficiosos ( evitar sobrecargas-sobreuso , ejercicio físico adecuado y regular, buena alimentación , evitar el sobrepeso…) y viceversa (sobrepeso , sedentarismo , factores genéticos predisponentes etc ,  favorecerán su aparición…).

   Estamos hablando hasta ahora de la artrosis producida por la edad y la actividad diaria , ya que existen otro tipo de artrosis como la primaria , de origen genético o la dependiente de hormonas, de la que no entraremos a hablar hoy.

   

Por lo general , como se comentaba al principio, la artrosis afecta sobre todo a personas mayores de 50 años y principalmente a mujeres, siendo la más habitual la artrosis de rodilla, motivo por el que a partir de ahora nos centraremos en ella.

   Su aparición suele ser insidiosa , con una evolución larga en el tiempo , hablamos incluso de años , aunque también se conocen casos que arrancaron con un brote (nunca me gustó esta palabra, parecemos árboles…) episodio agudo.

dolor de rodilla

dolor de rodilla

  Sus principales síntomas son el dolor (hablaremos más detenidamente sobre él) , la rigidez e inflamación articular y la deformidad en los estados avanzados.

cambios estructurales en artrosis

cambios estructurales en artrosis

     En cuanto a su evolución en relación con el tejido , al principio el cartílago empieza a “reblandecerse” haciéndose más susceptible a sufrir lesiones y siendo menos eficiente en su función mecánica.  Poco a poco puede irse erosionando e incluso ocasionar cambios en el hueso subyacente y el tejido blando de alrededor sometido a tensiones/comrpesiones anómalas, provocando osteofitos (también conocidos como espolones ,que tampoco me gusta, parecemos gallos…) que se forman en los rebordes óseos de la articulación afecta, osificando el tejido blando, a modo de quistes en el cartílago o la inserción de la  cápsula articular. Cómo último cambio aparece la destrucción del cartílago (o de porciones de osteofitos) y la liberación de porciones del mismo al espacio intrarticular , quedándose flotando en el líquido sinovial y provocando irritación , mal funcionamiento de la rodilla , dolor , sensación de fallo en la rodilla (plantar el paso y que la rodilla falle provocando que casi caigamos) e incluso bloqueos articulares.

Diagnóstico

   Generalmente suele hacerse a través de la entrevista clínica , la exploración articular y una radiografía de la articulación. Rara vez es necesaria la resonancia magnética u otras pruebas de imagen. Las pruebas de sangre son normales, no presentan alteraciones.

Tratamiento

   El tratamiento pasa por dos fases , la conservadora (farmacológica y fisioterapéutica) y la quirúrgica , reservada para los casos más graves y avanzados.

   En la farmacológica encontramos dos tipos de fármacos , los SYSADOA (Symptomatic Slow Acction Drugs OsteoArthritis), que se encargan de enlentecer el avance de la enfermedad, y los destinados al control del dolor y la inflamación. Cómo tercer grupo podríamos nombrar al Plasma Rico en Factores de Crecimiento, que produce ambos efectos.

En los SYSADOA tenemos tres referentes:

   Sulfato de Glucosamina: Su administración tiene un efecto beneficioso sobre el metabolismo del cartilago. Los estudios realizados muestran que mejora el dolor y la movilidad de las articulaciones artrósicas. En un estudio publicado por Lancet en pacientes que tomaron la medicación durante 3 años, mostró una disminución de la progresión de la enfermedad, en relación con los que no la tomaron. La presentación más habitual es en sobres y se administra una vez al día, media hora antes de una de las comidas. Los efectos secundarios son poco frecuentes y consisten en la mayoría de las ocasiones en trastornos gastrointestinales.

   Condroitin Sulfato: Tiene efectos antiinflamatorios y también actúa en el cartilago, favoreciendo la síntesis de proteínas y disminuyendo su degradación. Mejora el dolor y la función de las articulaciones artrósicas. La dosis recomendada es de 2-3 cápsulas de 400 mg al día, que se pueden administrar en una sola dosis. Los efectos secundarios son infrecuentes y consisten en molestias gastrointestinales.

   Diacereina: Este medicamento tiene actividad antiinflamatoria por un mecanismo distinto al de los antiinflamatorios no esteroideos. Mejora el dolor y los signos inflamatorios en la artrosis. Esta contraindicado en los pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal, porque puede producir diarrea y dolor abdominal.

   En cuanto a los fármacos para aliviara el dolor y la inflamación  se distinguen los analgésicos “simples” y los antiinflamatorios no esteroideos. Los analgésicos alivian el dolor pero no tienen acción antiinflamatoria. La mayoría son útiles para el tratamiento del dolor crónico, debido a sus escasos efectos secundarios. Dentro de este grupo podemos encontrar los siguientes medicamentos:

   Paracetamol: Suele ser la primera opción en el tratamiento del dolor. La dosis analgésica es de 1 gr cada 8 h. y se puede utilizar de forma crónica. Esta contraindicado cuando existe enfermedad hepática

   Codeína: Se utiliza como analgésico asociado al paracetamol. Se puede administrar de forma crónica ya que no tiene afectación gástrica, hepática o renal. Su principal inconveniente es el estreñimiento.

   Tramadol: Este medicamento se utiliza muy frecuentemente en el dolor crónico. Es una opción cuando existe insuficiente control del dolor, con el paracetamol solo, o cuando este, esta contraindicado. Se puede asociar al paracetamol y se puede administrar cuando existe enfermedad hepática, gástrica o renal. El principal problema de este medicamento es que en algunas ocasiones puede provocar nauseas y vómitos, al comienzo del tratamiento, por lo que se aconseja administrarlo de forma paulatina. También puede producir estreñimiento.

   Metamizol: La dosis habitual analgésica es de 3-4 gr al día. No se aconseja utilizarlo en periodos prolongados, ya que puede provocar alteraciones hematológicas.

   Antiinflamatorios: También se les denomina AINES (Antiinflamatorios No Esteroideos). Algunos ejemplos de estos medicamentos son el diclofenaco, ibuprofeno, naproxeno e indometacina). Disminuyen la inflamación y el dolor asociado a la artrosis. Su principal indicación sería la reagudización del dolor artrósico y durante periodos cortos de tratamiento. Su utilización crónica no es aconsejable ya que tienen numerosos efectos secundarios, como alteraciones gástricas, renales y cardiovasculares).

   Las últimas investigaciones se encaminan a la aplicación directa de sustancias en la parte posterior de la médula.

   Los científicos partieron de la base de que el sistema nervioso central tiene capacidad para modular las respuestas inflamatorias y de dolor de las distintas partes del organismo y, desafiando el sentido común de que cuando duele una rodilla el problema se encuentra localizado en la rodilla, aventuraron que una intervención antiinflamatoria en una zona tan alejada como la parte superior de la médula espinal podría tener un efecto directo e inmediato sobre la articulación dañada.

   Conocer el dolor implica trazar el recorrido del impulso desde el cerebro y a la zona dañada, y esto es precisamente lo que los expertos estadounidenses trataron de hacer. Identificaron una proteína llamada p38, que el sistema nervioso central se encarga de activar en respuesta a la sensación de dolor periférico. Bloqueando la proteína p38 en la médula espinal de ratas artrósicas, el equipo de Firestein consiguió desactivar la señal de dolor, además de inhibir el proceso inflamatorio. Lo curioso del caso es que si el tratamiento se administraba por vía epidérmica o hipodérmica, incluso a dosis mayores, no se conseguía el efecto deseado.

Los fármacos inhibidores del factor de necrosis tumoral TNF-alfa, desarrollados y comercializados en fecha reciente, fueron los escogidos para llevar a cabo tal misión, debido a que la producción de TNF-alfa se relaciona íntimamente con la proliferación de p38. Firestein aclara que el sentido práctico de intervenir en la espina dorsal es el de conseguir un mejor efecto con dosis muy inferiores y reducir de forma ostensible tanto el coste del tratamiento como los efectos secundarios.

Fármacos utilizado en infiltración local:

   La infiltración articular es el procedimiento por el cual se introduce medicación dentro de una articulación, con el objetivo de que esta actúe localmente y sea más eficaz. Los medicamentos mas utilizado son los corticoides y el ácido hialurónico:

   Corticoides: Disminuyen el dolor y la inflamación en la articulación artrósica y es muy útil en los brotes inflamatorio. Se aconseja no sobrepasar las cuatro infiltraciones al año.

   Acido Hialurónico: Esta substancia esta presente en las articulaciones normales y existe un déficit en la articulación artrósica. Tiene una función lubricante y su administración suele mejorar los síntomas, en ocasiones durante varios meses. También se ha sugerido que retrasa la progresión de la enfermedad ( no está aun demostrado).

   En resumen el tratamiento farmacológico de la artrosis va encaminado a disminuir la progresión de la enfermedad, mejorar la función articular y aliviar el dolor.

   En cuánto al uso “crónico” de paracetamol y tramadol , como se comenta arriba , no es del todo recomendable , pero la información está sacada de una guía médica , y como tal lo dejamos.

   La solución quirúrgica se reserva para casos graves , en cuyo caso suele optarse por la implantación de una prótesis.

   Su médico puede recomendarle la cirugía de prótesis de rodilla si usted tiene dolor severo en la rodilla y discapacidad por artrosis severa, artritis reumatoide o una lesión traumática. Un reemplazo de rodilla puede aliviar el dolor y ayudarle a vivir una vida plena y más activa.

   Durante la cirugía, un cirujano ortopédico reemplazará la rodilla dañada por un dispositivo artificial (implante). A pesar de que la sustitución total de la articulación de la rodilla es el procedimiento común, algunas personas pueden beneficiarse de sólo un reemplazo parcial de rodilla.

   Los implantes están hechos de aleaciones de metales, materiales cerámicos o piezas de plástico fuerte, y se pueden unir al hueso con cemento acrílico. Hay muchos tipos diferentes de implantes. Su cirujano le explicará el tipo de implante que mejor se adapte a sus necesidades.

   Usted no sentirá ningún dolor durante la cirugía debido a que recibirá anestesia. Usted podrá recibir anestesia general o regional (espinal o epidural), según el caso.

   Después de recibir la anestesia, el cirujano hará una incisión sobre la rodilla para abrirla. Luego, el cirujano procederá a desplazar la rótula de lugar, cortar los extremos del fémur y la tibia y colocar en su reemplazo la prótesis artificial de rodilla. Finalmente reparará los músculos y tendones alrededor de la articulación nueva y cerrará la incisión quirúrgica. La operación suele durar alrededor de 2 horas. Los meses posteriores a la operación deberán utilizarse para realizar ejercicios de rehabilitación y fisioterapia.

protesis de rodilla

protesis de rodilla

   Los resultados de un reemplazo total de rodilla con frecuencia son excelentes y no se esperan demasiadas complicaciones. La operación alivia el dolor en la mayor parte de los casos, y la mayoría de la gente no necesita ayuda para caminar después de que se recuperan totalmente. La mayoría de las articulaciones de rodilla artificial durante entre 10 a 15 años. Algunas duran hasta 20 años antes de aflojarse y necesitar un nuevo reemplazo.

   Infiltración con Plasma Rico en Factores de Crecimiento: es un reciente tratamiento disponible  además de los anteriores que ha demostrado una gran efectividad, sobre todo en fases incipientes de la patología  y pacientes menores de 80 años , donde la efectividad con 3 dosis ronda el 75% en remisión de sintomatología , con un importante descenso del avance de la enfermedad. Su aplicación conjunta con tecarterapia representan una alternativa al quirófano y una mejora en calidad de vida y reducción del dolor de manera rápida.

   Les dejamos el enlace a una publicación sobre ésta técnica y un vídeo sobre el testimonio de un paciente tratado mediante ella:

https://fisioacosta.wordpress.com/2012/01/25/plasma-rico-en-factores-de-crecimiento-la-panacea/

Vídeo Factores de crecimiento y Tecarterapia en rodilla.

Fisioterapia
Fisioterapia

 El tratamiento fisioterápico se basa en la movlización de la articulación , la conservación de las cualidades físicas de la articulación y la reducción del dolor. Para ello pueden usarse cantidad de técnicas , que van desde la electroterapia antinflamatoria hasta la neurodinamia, la movilización articular, la reeducación postural, la terapia miofascial etc etc… La fisioterapia se convierte en un pilar fundamental para el mantenimiento funcional de la articulación y el control del dolor sin fármacos.

Dolor y artrosis

   He querido dejarlo para el final. En líneas generales podríamos hablar de qúe “a más artrosis más dolor”, pero lo cierto es que no . Tenemos la certeza de que no existe relación directa entre la gravedad de la lesión radiográfica y el dolor. Es decir , existen personas con mucho dolor en fases iniciales y otras con gran deformidad y que no perciben apenas dolor.

   Ésto , como ya sabrán los seguidores del blog, es debido a que el cerebro es quien decide lo que duele y lo que no.

   A grandes rasgos podemos decir que en muchos casos de dolor crónico encontramos signos de artrosis y que en muchas artrosis encontramos signos de sensibilización central. Por tanto se hace indispensable una correcta evaluación del cuadro álgico del paciente que nos permita dilucidar si el dolor es un síntoma o en una enfermedad en sí misma, caso en el que el enfoque del tratamiento debe cambiar.

dolor y artrosis

dolor y artrosis

   Por otra parte esto significa que algunos casos de artrosis diagnosticados por prueba de imagen y exploración ,pueden ser falsos positivos. Es decir , que no respondan al tratamiento antinflamatorio. En este caso quizás el dolor venga provocado por puntos gatillo miofasciales, disfunciones articulares, compromisos neurales etc, y no tanto por la degenración articular del cartílago… (Consulte con su fisioterapeuta si sospecha que puede estar entre estos casos)

   Tienen más información sobre éste último dato en el blog de la SEFID (Sociedad Española de Fisioterapia  y Dolor) http://sites.google.com/site/sefidsp/edupain

Esperamos que la información prestada les sea de ayuda.

Hasta la próxima! 🙂

Anuncios

Acerca de fisioacosta

Fisioterapeuta enamorado de su profesión. Interesado en el dolor crónico ,la tecarterapia y la fisioterapia en las artes escénicas. www.acostafisioterapia.com
Esta entrada fue publicada en patologías, salud, técnicas y terapias, Uncategorized y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Artrosis de rodilla

  1. COMO ESTÁN ES POSIBLE QUE SI ME OPERARON LA CADERA IZQUIERDA POR ARTROSIS LA RODILLA DERECHA PUEDA SUFRIR ESA MISMA ENFERMEDAD YA QUE EL PROBLEMA TAMBÍEN ESTA EN MI CADERA DERECHA GRACIAS

    • fisioacosta dijo:

      Buenos días Margie:

      Por ser posible, es posible (en respuesta concreta a tu pregunta). No conozco tu caso completo y por aquí es difícil responderte sin errar. Lo mejor es que busques un buen fisioterapeuta/kinesiólogo de tu localidad y que él te valore, seguro que te saca de dudas, ya que el dolor podría no deberse a la artrosis si no a otros motivos , aunque la articulación mostrase signos artrósicos… (como te dije no conozco tu edad ni nada así que hablo por hablar…).

      Espero que mejores pronto , si tienes más duda , por favor , exponlas y las iremos resolviendo, pero creo que la mejor opción es que visites a un profesional de tu confianza.
      Un saludo y gracias por comentar en el blog , esperamos leerte más por aquí 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s